Optimización de REDD+

/ abril 19, 2015/ Forestal, FSC, REDD+/ 0 comments

Mediante la utilización de Plantaciones de Nueva Generación a escala “paisaje”

REDD+ es un mecanismo creado con la intención de evitar emisiones de carbono procedentes de la deforestación y la degradación forestal. Entre sus principios, están incluidos el papel de la conservación, el manejo sostenible de los bosques y la mejora de los stocks de carbono forestal a través de la restauración y la reforestación, incluyendo las plantaciones..

La Plataforma NGP (Plantaciones de Nueva Generación) estudia cómo afectan las plantaciones en los ecosistemas en que se dan. En los lugares correctos pueden ayudar a mitigar el cambio climático mediante el secuestro de carbono atmosférico. Varios participantes de NGP han monitoreado activamente los stocks de carbono en sus plantaciones y áreas de conservación / restauración y han obtenido algunas ventas exitosas de créditos a través de mercados de carbono.

Cuando se permiten las plantaciones para obtener financiación para REDD+, éstas deben cumplir unos requisitos conforme a la guía de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). No deben reemplazar a bosques naturales y deberían plantarse solo en áreas degradadas con una baja densidad de carbono. Además, las especies utilizadas no deben ser invasoras o tener un impacto negativo en los bienes y servicios ecosistémicos circundantes.

Muchas compañías de plantaciones están conservando y restaurando importantes ecosistemas. Como condición para obtener la certificación FSC, estas compañías deben proteger y mejorar las áreas de elevado valor para la conservación. Además, muchas de estas compañías también han ayudado a las comunidades a incrementar y diversificar sus ingresos apoyando iniciativas tales como viveros, horticultura y producción de miel.

El nuevo concepto de escala “paisaje” puede propiciar el compromiso de todos los sectores que usen la tierra así como de los Gobiernos y la sociedad civil. Un enfoque a escala paisaje aspira a equilibrar los usos productivos del terreno con usos sociales y medioambientales. Esto puede incrementar la producción y mejorar los medios de vida disponibles mientras se mantienen los ecosistemas y los servicios que proporcionan, asegurando que los recursos naturales son usados de manera sostenible.

Las plantaciones tienen el potencial de crear ventajas sociales y ambientales para las iniciativas REDD+. Así como secuestrar carbono, pueden actuar como búfer contra la deforestación y la degradación forestal y proporcionar oportunidades alternativas de sustento para la población local. En definitiva, pueden fortalecer los programas REDD+ ya que a la vez que producen eficientemente materiales necesarios para las poblaciones locales, se contribuye ecológica y socialmente de manera positiva en los “paisajes” en que éstas se localizan.

Sin embargo, también existe el riesgo de que REDD+ a escala de paisaje no integre la opinión de todos los actores implicados y se mantenga verticalista y condescendiente para con las comunidades que dependen de los bosques. Esto provocará que la deforestación y las emisiones vinculadas a la misma continúen y que, en el proceso, la nueva figura de REDD+ a escala de paisaje cause grandes daños menoscabando a las comunidades locales y a quienes producen la mayoría de los alimentos del mundo: los agricultores a pequeña escala.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*